Día mundial del urbanismo

Día mundial del urbanismo

El día de hoy se celebra el día mundial del urbanismo en 30 países de cuatro continentes. Es un día especial para reconocer y promover el papel de los planificadores y la planificación en la creación de comunidades saludables y prósperas. Aunque aquí en México no hace mucho ruido. Quizá sea porque la planeación y desarrollo urbano aquí sea una práctica aun en desarrollo.

A nivel global, en este día se reconoce y promueve el papel de la planificación en la creación y manejo de comunidades urbanas sostenibles bajo el marco de ordenamiento regional.

En el marco de este día  se presenta un buen pretexto para analizar la planificación desde una perspectiva local, pues es un evento que apela a la conciencia de los ciudadanos y las autoridades; la colaboración entre profesionales, el público y los responsables locales de la toma de decisiones, y llama la atención a priorizar la equidad en la planificación y el desarrollo comunitario y el impacto ambiental que produce el desarrollo de ciudades y territorios.

La American Planning Association invitó a sus miembros y demás profesionales a compartir sus conocimientos y prácticas con colegas de todo el mundo en este día. Aprender de las historias de éxito internacional entorno a preservación cultural, diseño inclusivo, innovación en cambio climático y otras áreas que mejorarían la práctica de planificación de EE.UU. y otras partes del mundo.

Ahora bien, ¿qué tienen en común Songdo en Corea del Sur, Gurgaon en India y Kigali en Ruanda? Las ciudades dormitorio de la periferia de Estambul, Ciudad de México y Kuala Lumpur, incluso la megarregión metropolitana de Jing-Jin-Ji, de planificación centralizada, que acoge a 120 millones de personas en los alrededores de Pekín.

Rascacielos, amplias calzadas, centros de negocios, comerciales y de ocio, distritos administrativos, zonas industriales, barrios residenciales, unidades habitacionales, parques y alamedas, etc definen muchos de los paisajes emergentes de ciudades nuevas o existentes.

Ciudades al rededor del mundo poseen muchas de estas características, se basa en un lenguaje visual, espacial y funcional que se ha vuelto familiar, común.

En su articulo Urbanismos flexibles, Ricky Burdett reflexiona sobre la necesidad de un urbanismo que facilite entornos más elásticos y resilientes al cambio. Explora los orígenes de estos modelos, presenta una crítica a su rigidez y falta de complejidad y esboza un urbanismo más flexible que aborde la indeterminación del cambio urbano.

Actualmente las ciudades se crean y se recrean a un ritmo más rápido y a una escala mayor que nunca. Y los arquitectos poco se detienen a analizar los efectos que ejercen estos cambios sobre las personas, los lugares y el medio ambiente de ciudades de todo el mundo.

Pese a la creciente complejidad y especificidad de la condición urbana, se da una uniformidad genérica en las realidades espaciales, arquitectónicas y urbanísticas que se construyen sobre el terreno en muchas de las ciudades de cualquier país.

Al mismo tiempo, ahora mismo se está llevando a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio Climático COP27 en Sharm el-Sheikh, Egipto; donde expertos de la comunidad científica están discutiendo planes de acción para el desarrollo de una resiliencia urbana sostenible para las próximas generaciones.

Las ciudades están en la primera línea del cambio climático. El cambio climático y la creciente urbanización son megatendencias entrelazadas. El aumento de las temperaturas globales ha provocado fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones repentinas, tormentas, sequías y olas de calor en las todas las ciudades alrededor del mundo.

Todos estos fenómenos tienen impactos en los servicios urbanos, la vivienda, la infraestructura, los medios de vida, los ecosistemas urbanos, las prácticas culturales, así como en la salud y el bienestar de los residentes de la ciudad.

Hoy en día, más de 3,000 millones de personas viven en zonas críticas que son altamente vulnerables al cambio climático y más de 1,000 millones de habitantes urbanos viven en asentamientos informales.

Los impactos del cambio climático aumentan las poblaciones urbanas debido al desplazamiento y la migración provocados por el clima y agravan los desafíos socioeconómicos subyacentes que conlleva la urbanización.

Al mismo tiempo, las ciudades son un contribuyente clave al cambio climático, ya que las actividades urbanas son fuentes importantes de emisiones de gases de efecto invernadero.

Es imperativo repensar las practicas de diseño y planeación urbana atravesadas por estrategias de adaptación y mitigación del cambio climático, con un enfoque de justicia social y equidad de género especialmente en las zonas urbanas del sut global.