La industria de la construcción en México

La industria de la construcción en México

La práctica arquitectónica es, en cierto sentido, una práctica científica, que tiene que ver con la ingeniería de espacios funcionales. También es, desde otro punto de vista, una práctica estética que tiene que ver con lo bello y lo armonioso. Son dos caras de una misma moneda.

En muchos casos, es una práctica interdisciplinaria que se relaciona con múltiples áreas que van desde los estudios curatoriales y la museografía, hasta los sistemas computacionales de inteligencia artificial, pasando por la etnografía o la antropología, y el urbanismo desde luego.

La práctica arquitectónica trata de resolver problemas de tipo social. No la arquitectura, sino su praxis, de forma ulterior, trata de personas, de seres humanos, que habitan en sociedad, con su farragosa complejidad.

Quiero insistir en el hecho de que me estoy refiriendo, no a la arquitectura como disciplina, sino a la práctica arquitectónica, esa que desempeñan las y los arquitectos día con día en su cotidianeidad.

¿A qué me refiero con resolver problemas que aquejan a las sociedades? Son problemas de vivienda, de movilidad, de contaminación, tratamiento de residuos, etc.

Para esto los arquitectos diseñan soluciones que en última instancia y de forma muy pragmática tiene que ver con construir unidades habitacionales y/o comerciales, aeropuertos, rascacielos, ecoparques, etc.

Este es un “friendly reminder” a las oficinas grades y consolidadas tipo Legorreta o Sordo Madaleno, pero especialmente quiero referirme a las prácticas jóvenes, de estudios y oficinas de reciente creación.

A la gente joven que busca emprender su propio camino en la industria, estos son solo algunos indicadores que deben de tomar en cuenta a la hora de prospectar potenciales clientes, o aventurarse en iniciar un proyecto de inversión inmobiliaria.

En México el INEGI es la mayor fuente de información estadística sobre la actividad económica en el país. Revisamos la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC)

1. Industria de la construcción a nivel nacional. Valor de producción generado por las empresas constructoras. Esto contempla los siguientes tipos de obra: Edificación; Agua, riego y saneamiento; Electricidad y comunicaciones; Transporte; Petróleo y petroquímica; y Otras construcciones.

La industria de la construcción en México se vio afectada por la pandemia de Covid. Del 2014 al 2019, en México la industria de construcción generó en promedio 472 millones de pesos anuales. Los tres años siguientes se generó en promedio 407 millones de pesos anuales. Esto representa una caída del 13.7 % en promedio anual.

2. Industria de la construcción por entidad federativa.

Con datos hasta agosto de 2022, el Estado de México y Nuevo León son los estados que generan más valor, y Morelos y Tlaxcala los que menos respectivamente.

3. Créditos otorgados por instituciones

4. Creación de empleos. Empleos formales registrados en el IMSS / mensual

¿Por qué es relevante saber cuántos empleos se generaron al año? Nos permite hacer un diagnóstico para alcanzar metas cuantificables y objetivas a la hora de emprender un negocio.

El empleo formal otorga a los individuos mayor certeza sobre su situación laboral (al contar con seguridad social y prestaciones de ley) y está correlacionado con niveles más altos de calidad de vida, por ejemplo, acceso a la vivienda.

Como se observa en la gráfica, los años de pandemia sufrieron una caída enorme en la generación de empleos formales. Las mediadas sanitarias obligaron a muchas empresas se vieron obligadas a despedir a empleados. A partir de la segunda mitad del 2021 se nota una recuperación en la generación de empleos hasta alcanzar los niveles prepandemia.

Estas son aspectos que pocas veces analizan los arquitectos a la hora de emprender. La arquitectura es nuestra pasión, pero también, la mayoría queremos hacer de la práctica arquitectónica un negocio rentable.

Nadie me dijo esto cuando estaba en la escuela de arquitectura, lo entendí cuando después estudié economía...